Vidas que salvan vidas

luismartinezsierraysumadre_trasplantes_riñonEstamos de enhorabuena. Somos líderes mundiales en trasplantes desde hace 22 años y este 2014 hemos batido otro récord mundial: 45 en 24 horas. ¿Cómo es posible?, ¿Qué hay detrás de un trasplante? Hablan los donantes y trasplantados.

Que qué hay, pues vida, mucha vida. Y generosidad. Bien lo sabe Luis Martínez que acaba de cumplir 31 años como trasplantado. Su ángel fue su madre Luisa, que a sus 84 años está como una rosa. Impresiona verla. Luis me decía: “Verás cómo te sorprendes, ¡es la prueba de que se puede vivir plenamente con un riñón!”. Y no se equivocaba. Ahora bien, no puede haber nada más duro para una madre que ver cómo su hijo se va apagando cada día. Y así ocurrió en su caso.

El antes y el después de un trasplante

Vómitos, mareos, mucho cansancio… Luis tenía 19 años cuando se estropearon sus riñones. Empezó un tratamiento que dos años más tarde, en 1977, le llevó a la diálisis “de entonces”, explica Luis. “Eran peritoneales y las máquinas, lavadoras, ¡benditas lavadoras! Pero ahora no tiene nada que ver. El desgaste entonces era mayor, con decir que tras 6 años pasé de medir 1’70 a 1’62cm… ¡Se comía los huesos!”, cuenta Luis.

Su vida cambia radicalmente, tiene que ir tres días a la semana y estar enganchado cuatro horas a la “lavadora”. Además, de pasar mucha sed, hambre y ver cómo las fuerzas no le acompañan, hasta que ya es irremediable: o le trasplantan o se muere.

Luisa, su madre, tenía claro desde el principio que ella le daría su riñón. “Yo le pedía a Dios que fuera el mío. Pero Luis no quería ni oír hablar de eso”. Fueron de Zaragoza a Barcelona para hacer las pruebas y su madre cumplía todos los requisitos: eran compatibles, estaba sana y bien psicológicamente. Para asegurarse de que así era, un comité ético le examinó física y psíquicamente cada quince días durante ocho meses.

¿Tuvo miedo?, le pregunto: “¡Nada, yo deseando que llegara! Iba con una ilusión y esperanza… Y si me muero,- les decía- ya sabéis lo que tenéis que hacer”, sonríe. El 18 de marzo de 1983, Luisa perdió un riñón y una costilla y ganó un hijo y más vida, porque “no puede haber mayor alegría”, asegura. Le queda una cicatriz de 40 cm, que hoy sería de 10 cm ya que la operación se hace por laparoscopia y en tres días, en casa. Aún así, se recuperó perfectamente y su hijo, Luis, volvió a nacer.

Su historia es excepcional, porque si la vida media de un trasplante es de 15 años, el suyo ya llega a los 31. La medicina ha avanzado mucho. Si en su época la vida media en hemodiálisis era de 10 años, hoy supera los 22. El 59% de los trasplantes en España son renales. Pero, ¿Cómo es posible?

España, líder mundial en trasplantesLa Organización Nacional de Trasplantes, un modelo ejemplar

Junto a la generosidad de quienes donan, encontramos un complejo, pero perfectamente orquestado equipo de profesionales. Cada Autonomía cuenta con un coordinador y cada hospital que realiza trasplantes, cuenta con un equipo responsable. Una tela de araña perfeccionada durante los 25 años que acaba de cumplir la Organización Nacional de Trasplantes.

Para Antonio Bernal, trasplantado desde hace 15 años y Presidente de la Federación Nacional de Trasplantados Hepáticos (FNETH), la ONT además de ser un referente mundial, es un ejemplo nacional. “Es el único organismo en el que no se aprecian distinciones entre autonomías. Todos los equipos de coordinación autonómicos han creído en el sistema y trabajan entre todos para que el sistema se mantenga unido”, explica.

La ONT empieza 2014 con buen pie: celebra su 25 aniversario con un máximo histórico de 4.279 trasplantes en 2013 y aumentos en todas las modalidades de trasplante de órganos, gracias a la generosidad de 1.655 donantes. Rafael Matesanz, su director, explica que “cuando se crea la ONT, en 1989, España tenía una tasa de 14,3 donantes por millón de población. En estos 25 años, nuestro país ha logrado triplicar el número de donantes y trasplantes de órganos”.

Pero este año también este año hemos visto el primer intento fallido de compra-venta de órganos en España. Según Antonio Bernal, presidente de FNETH, se ha detectado porque el sistema es muy garantista. Pero aún así no puede evitar desconfiar del futuro. “Empiezo a ver demasiado intereses creados en los trasplantes”. Luis coincide: “Una persona que necesita un trasplante y está entre la vida y la muerte es capaz de cualquier cosa”. Y siempre hay quien se puede aprovechar de esta situación. “Sean mafias que empresas privadas,- añade Antonio- de hecho ya hay bancos privados de tejidos en Europa”.

Para ellos el futuro pasa por la ONT. Si no, el trasplante dejará de ser algo altruista. Hoy existen cuatro modalidades: de muerto, de vivo, cruzado (entre diferentes autonomías) y el buen samaritano (donante totalmente altruista).

La importancia de hacerse donante

¿Sabían que en nuestro cuerpo hay seis órganos que salvan vidas? Riñones, hígado, corazón, pulmones, páncreas e intestinos.  ¿Y que hay más de cien piezas o tejidos que mejoran sustancialmente la calidad de vida? Como la médula, el cordón umbilical, los huesos, tendones o córneas.

Para Antonio y Luis la clave pasa porque cada vez más personas decidan hacerse donantes. Si hay muerte cerebral 100% garantizada, ese cuerpo inerte puede salvar muchas vidas. La otra buena noticia es que cada vez hay menos miedo a ser trasplantado. Para Luis, “el mejor ejemplo es enseñarse a uno mismo, yo llevo 15 años trasplantado de hígado y estoy en plena actividad y llevo un ritmo socialmente bastante activo. Los médicos son médicos, pero cuando te lo dice alguien que lo ha pasado, se afronta de manera distinta”. A él le pilló con 40 años y tras seis duros meses en lista de espera. ¿Lo peor? “Que te digan que tu vida corre peligro, cuando te encuentras en perfecto estado. Y que además, no tenga solución si no encuentras un trasplante”, afirma. Por eso está volcado en el acompañamiento de otros enfermos y la divulgación. Luis también lleva 35 años en la asociación Alcer Ebro de Zaragoza y da unas 130 charlas en institutos de Aragón al año. Y es que salvar vidas y familias también depende de nosotros.

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *