¿POLÍTICA? NO, GRACIAS

La corrupción ha campado a sus anchas durante los años de bonanza y ahora que vienen mal dadas, nos enteramos de que no se salva ni la caridad. No es extraño que el rechazo a la casta política sea generalizado. Ellos hacen la ley y la trampa.
 
congreso-diputados-Y digo “casta” con toda intención. Dícese en el Diccionario de la RAE: “Grupo que forma una clase especial y tiende a permanecer separado de los demás por su raza, religión, etc”. O también: “En una sociedad animal, conjunto de individuos especializados por su estructura o función. Se usa en especial referido a los insectos sociales, como la obrera en una colmena”. Servidora encuentra en estas definiciones grandes semejanzas con la clase política que no nos representa.
 
Por un lado, una de las lacras de la política actual es la gran brecha que separa a los políticos del pueblo. Entiéndase que no hablo del alcalde o concejal de pequeña localidad, que vive puerta con puerta con el resto de vecinos, que bien le pueden dar un tirón de orejas si se excede. Me refiero a los políticos que acuden al Congreso con sus ipads y coches oficiales, con sus dietas que superan con creces el sueldo de la que escribe en un año, de los políticos que se mueven por las altas esferas y solo bajan a la tierra durante el mes de campaña electoral
 
“Insectos sociales- dice la RAE- del conjunto de individuos especializados por su estructura o función (…)”. Las noticias de los últimos días no dejan lugar a dudas. Su función está clara: saquear el erario público, evadir impuestos, desviar fondos, dar sobresueldos en negro y concesiones fraudulentas, aprobar EREs falsos o financiarse ilegalmente… Y aquí paz y después, gloria… ¡Qué vergüenza!
 
Ahora que el personal se ha enterado del tinglado y está calentito, ¿con qué credibilidad va a hablar ningún representante de ningún partido?, ¿Quién va a creer a nadie si ni han cambiado sus estructuras y normas de control, ni han ido a por los insectos sociales podridos dentro de sus órganos de dirección? 
 
Lo más triste de las noticias que vamos conociendo es que en todas las provincias y todos los partidos, derecha e izquierda, sin distinción, han metido la mano en las arcas públicas y han buscado la manera de ser más listos que nadie. 
 
Vivimos un momento de profunda crisis política y de ella no saldremos a menos que apliquemos una buena purga que deje a los órganos políticos tiritando, posibilitando así una regeneración auténtica. Además de mecanismos de control externos que funcionen con rapidez, rigor e independencia (no como ocurre actualmente con el Tribunal de Cuentas que supervisa a 6 años vista). Parte indispensable de ello es una justicia efectiva que no deje títere podrido sin cabeza (lo que está por ver que suceda). Y una sociedad madura, exigente, crítica, ayudada por unos medios de comunicación independientes y vigilantes.
 
No sé cuánto tiempo tardaremos en lograrlo, pero lo que está claro es que si seguimos como hasta ahora, la respuesta se hará cada vez más generalizada. ¿Política? No, gracias.
Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

4 comments on “¿POLÍTICA? NO, GRACIAS”

    • Ana Moreno Marín Responder

      Querido Antonio,
      Estoy de acuerdo contigo en que no todos son iguales y, afortunadamente, hay quien se salva (y ambos conocemos a alguno, ¡menos mal!). En el post me refiero especialmente a una casta política, a un grupo que se ha enriquecido, que se ha aprovechado y que se ha creído por encima de la ley. Ahora nos enteramos de prácticas corruptas que se desarrollaron durante los años de bonanza. ¿Está ahora también todo podrido? Seguramente no todo, pero fíjate que hoy la SER publica un estudio en el que la gente cree que 8 de cada 10 políticos son corruptos. Por tanto, no hay credibilidad, ni confianza en aquellos que llevan adelante el sistema. Ahora es el momento de purgar, de establecer normas, controles, de juzgar a los culpables y refundar los partidos… Lo triste es que parece que estas cuestiones no se están abordando con la diligencia y transparencia que la ciudadanía espera. El momento es ahora, porque mañana puede ser más tarde que nunca. Hace falta coraje y arrestos… Y los políticos que lideran los órganos de partido, ¿los tienen?…

    • Anonymous Responder

      Ana, creo que has dado en el clavo. Menos mal que siempre hay algún político, sobre todo de lugares pequeños como dices, que son legales y por ahí se puede empezar a que haya políticos de otra calaña. No hace falta que sean de izquierdas, derechas… sino que sean honrados y que tienen que gobernar para todos sean de la condición que sean y no afines a ellos pero que son una gran representación y ahí está el equilibrio.
      Sigue adelante, me gustan tus artículos ya que son de todo tipo y color

    • Ana Moreno Marín Responder

      Muchas gracias por tu comentario. Coincido plenamente en que no importa si son de derechas o izquierdas, sino su honradez y validez.
      Gracias también por tus ánimos, la verdad es que he relanzado el blog con un nuevo proyecto y estoy ilusionada.
      Ya me irás diciendo qué te parece. ¡Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *