“Hay que buscar el lado positivo”, Carlos Pauner

carlospauner_periodismoenpositivo_entrevistaCarlos Pauner, químico, empresario y, sobre todo, cazador de sueños. El cuarto español junto a Oiarzabal, Iñurrategi y Pasaban en lograr 14 ochomiles. En su haber, 26 expediciones al Himalaya y más de mil días vividos sobre glaciares. Hablamos con él de motivación y superación.

– Carlos Pauner se define como…

– Un soñador, un luchador que cree en sus posibilidades y una persona feliz.

– Ha conquistado las catorce cumbres más altas del mundo, se tiene que sentir superhombre, ¿no?

– Bueno, tampoco, lo más importante no son las 14 cimas, sino todo el camino recorrido, lo que he conocido y aprendido en estos quince años.

– Y ¿qué lleva a uno a poner su cuerpo al límite, incluso a jugarse la vida por un ochomil?

– Es un reto como otro cualquiera. Yo he encontrado el mío en la montaña, es un terreno de juego hermoso y su dureza me ha hecho mejorar física y mentalmente, pelear muy duro por subir y salir de ella. Me ha hecho sentirme fuerte, poderoso y es una fuente de retos inagotable.

– En 2003, subiendo el Kanchenjunga (tercer ochomil más alto) se le llegó a dar por muerto tres días… ¿Nunca ha pensado en dejarlo?

– En esa ocasión estuve al límite de los límites, como Pauner y como ser humano. Pero le di la vuelta y le extraje la parte positiva, que siempre la hay. Conocí hasta dónde no debía llegar y salir adelante fue un espaldarazo de confianza y una gran sensación de recuperar mi vida.

– Dígame tres claves para motivarse:

– Preparación, esfuerzo y tesón para cumplir tus sueños.

– Acaba de salir de una dura lesión, operación y rehabilitación incluida, ¿siempre hay que volver a levantarse?

– Siempre y por si tenía alguna duda tras estos años de Himalaya, la vida me lo ha recordado. He tenido que aprender a caminar de nuevo. Salí en silla de ruedas y han sido meses de dar un pasito, luego otro… Ha sido otro ochomil.

– ¿Cómo es la relación con los compañeros que comparten estos retos?

– Son mis hermanos de montañas, hemos vivido situaciones tan difíciles, tan comprometidas, durante tanto tiempo persiguiendo nuestros sueños que nos hemos convertido en hermanos de sangre.

– Y, ¿cómo se afronta su pérdida?

– Es terrible, pero hay que buscarle el lado positivo: ‘Ha desaparecido, pero ¡qué suerte he tenido de compartir con él la vida! Esa gente que muere persiguiendo sus sueños es extraordinaria y me siento privilegiado de haber estado a su lado.

K2– ¿Con qué ochomil se quedaría?

– El K-2, la segunda montaña de la tierra, 8.611 metros, una pirámide absolutamente perfecta y en medio de un paisaje de glaciares extraordinario.

– ¿Qué puede aportar el montañismo extremo a nuestra sociedad?

– El entusiasmo por lograr tus sueños, la necesidad de preparación física y técnica y la sensación de éxito.

– Un lugar para perderse…

– El Pirineo, con sus montañas amables, asequibles, confortables y bellas, donde voy a buscar refugio siempre.

 – Su próximo reto…

– Acometer las 7 cumbres más altas de cada continente, dividiendo América en dos y la Antártida. Ya tengo dos, el Everest (Asia) y el Kilimanjaro (África).

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *