“SI QUIERES PUEDES LLEGAR A CUALQUIER PARTE”

Entrevista a Enhamed Enhamed por Ana Moreno Marín, periodista, periodismoenpositivo.esEnhamed Enhamed, canario de 28 años. La ceguera le sobrevino con ocho. Lejos de hundirse, se ha convertido en el mejor nadador paralímpico de la historia y el primer ciego español en realizar un Ironman. Perseverante, soñador y curioso, ahora se dedica al coaching profesional. Ironmind es su primer libro.

– Enhamed, con un nombre tan facilito… ¿No tienes apodo?

– Bueno este es mi nombre y me llaman así o “emanems”, “enanems” (risas) La hache es muda.

– Enamed entonces. Con 8 años te quedaste ciego, ¿fue algo súbito?

– Fueron cinco segundos. Tenía una enfermedad que me podía causar desprendimiento de retina si hacía movimientos bruscos y jugando por casa, sucedió. Cuando abrí los ojos ya no veía.

– Y sin embargo dices que “ganaste una ceguera”. ¿Cómo le has dado la vuelta?

– Es un proceso interno, no inmediato. Primero dejas de escuchar las opiniones de los demás porque parece que se acaba el mundo si ya no ves, luego conocer qué capacidades tienes y aprender a sacar ventaja de lo que te queda. Sólo son dos ojos, no determina el resto de mi persona.

-La piscina se convirtió en tu salvavidas. Tanto que acabas ganando cuatro oros en los Paralímpicos de Beijing 2008. ¿Qué supusieron?

-La consagración como deportista y la constatación de que más allá del cómo, tenemos que tener claro el por qué. El trabajo más importante es el de la mente.

– En El Principito, el zorro le dice: “lo esencial es invisible a los ojos”. ¿Tú nos llevas ventaja?

-No (sonríe), pero sí llevo ventaja en una cosa: escuchar. Cuando me viene una persona no sé ni qué viste, ni cómo, ni el color de su piel y eso me hace estar más abierto. Además, las cosas más importantes no están en lo que ves cada día, sino dentro de ti.

Entrevista a Enhamed Enhamed por Ana Moreno Marin, periodista, periodismoenpositivo.es– ¿Siempre has querido compartir con los demás tus claves de éxito?

– Desde que aquél niño me pregunto en Beijing si cambiaría las medallas por volver a ver, he sentido la necesidad de ayudar a los demás. Creo que nos merecemos vivir una calidad de vida mucho mejor de la que vivimos.

– “Saborear la vida a manos llenas”, que dices. ¿También el dolor o las dificultades?

– También. Si niegas las emociones negativas estás negando las positivas. Necesitamos los contrastes para apreciar las cosas.

– Tú desde luego no te conformas. Después de Beijing, ¡decides hacer el Ironman de Lanzarote!

– Lo hice porque en el 2011-2012 pensaba que era imposible y cuando algo se me mete entre ceja y ceja…

– Y los 180 km en bici, ¿cómo los hiciste?

– En tándem y los 42,2 km de carrera y 3’86 km a nado, pegado a mi entrenador. Si no, ¡imagínate! “Ciego nadando en el mar de Lanzarote. No sabemos dónde está” (risas).

– No contento con ello, dices: “Venga voy a subir el Kilimanjaro”…

– (Ríe) Sólo por las vistas…

– ¿Y qué viste?

– La cuesta para bajar (ríe). El guía me dijo que lo más importante para un montañero es llegar sano y salvo a casa. Es algo que me ha quedado marcado. Me di cuenta de que cuando te acompañas de las personas adecuadas, puedes llegar a cualquier parte.

Si os quedáis con ganas de más, aquí os dejo el vídeo con su conferencia en “Lo que de verdad importa”

Enhamed Enhamed – Congreso LQDVI Lisboa 2017 from Lo Que De Verdad Importa on Vimeo.

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *