Adiós a los combustibles fósiles

Barack_Obam_ActOnClimateBarack Obama lanza la campaña #ActOnClimate para reducir las emisiones de CO2 en EE.UU . Una campaña que llega tras el compromiso adquirido con Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá (G-7), que en junio aprobaron un documento para cambiar el modelo energético actual basado en el carbón, gas y petróleo, por otro libre de emisiones de gases de efecto invernadero.

Un compromiso histórico
Rodeados de montañas en la idílica localidad de Elmau (Alemania), los líderes del G-7 con Angela Merkel a la cabeza anunciaron su firme intención de erradicar de forma paulatina los combustibles fósiles este siglo. Lo hacen alertados por el último informe realizado por más de 800 investigadores (IPCC) que establece que todavía estamos a tiempo de revertir los efectos más nocivos del cambio climático: deshielo generalizado, subida del nivel del mar, fenómenos atmosféricos extremos, calentamiento de la atmósfera y el océano con las consecuencias que esto conlleva.

Y para conseguirlo, la temperatura del planeta no puede subir más de 2ºC. Es decir, hay que reducir estas emisiones ya. «Que el G-7 deje claro el camino para abandonar las energías contaminantes y sus subvenciones y la transición a las renovables es muy esperanzador, algo histórico y nuevo. Pero ahora se tiene que traducir en políticas reales, también a nivel nacional, que garanticen un compromiso real», afirma Tatiana Nuño, responsable de Cambio Climático de Greenpeace España.

En el documento, también proponen llegar a 2050 con unos niveles de emisiones entre un 40% y un 70% inferiores a los de 2010. Y se comprometen a la creación de un fondo verde que en 2020 deberá tener una dotación anual de 100.000 millones de dólares.

Acuerdo clave para la Cumbre de París

La Cumbre del Clima, que se celebrará en diciembre de este año, establecerá el nuevo Protocolo que sustituirá al de Kioto y marcará el devenir del planeta para los próximos siglos. Porque como afirman los científicos en el informe del IPCC, «la mayoría de los aspectos del cambio climático perdurarán durante muchos siglos, incluso aunque paren las emisiones de CO2».

«El acuerdo de París es básico. Si no se da una señal clara de que vamos hacia una economía climática, no se lanzará un mensaje de certeza para los inversores», afirmó en mayo en la Universidad de Comillas ICAI-ICADE de Madrid, Felipe Calderón, expresidente de México y director de la Comisión Global sobre Economía y Clima.

Hechos y no palabras

Por tanto, ya no basta con buenas palabras; hacen falta hechos. Desde Greenpeace España, Tatiana Nuño afirma que ya se están dando pasos: «El Fondo Público de Noruega dijo que no iba a invertir en empresas que utilizasen un 35% de carbón. Portugal también tiene fecha límite para cerrar sus centrales térmicas de carbón. China el año pasado no aumentó sus emisiones y hay importantes acuerdos bilaterales».

De todas las emisiones de gases nocivos, el sector energético es responsable de más de dos tercios. Por ello, para la Agencia Internacional de la Energía las emisiones de CO2 tendrían que llegar a su tope en 2020 y empezar a bajar después. Una reducción ambiciosa también para la Unión Europea, cuyos objetivos pasan por recortar estas emisiones un 40% en 2030. Un ritmo insuficiente a la luz de los informes.

Las ONGs ecologistas esperan llegar a 2050 con emisiones cero. “La situación es de emergencia y hay que actuar ya desde un acuerdo global que tenga en cuenta la idea de transición justa e implique a empresas y sociedad civil”, afirma Cristina Monge, Directora de Conversaciones de ECODES.

España puede vivir con energías verdes

En 2013, la producción española primaria de energía renovable fue del 32%, según el Libro de la Energía del Ministerio de Industria. Pero falta mayor voluntad política, según Greenpeace.

«El Gobierno quiere aprobar unas subvenciones al carbón de 5 millones de euros, apoya el fracking, las prospecciones de petróleo en Canarias… Camina en dirección contraria a otros países que están desinvirtiendo», afirma Nuño, quien añade que nuestro país tiene un potencial renovable tal que sería capaz de abastecer más de 56 veces la demanda eléctrica de la España peninsular para 2050. «Es técnicamente posible y económicamente asequible», concluye.

Y nosotros, ¿qué podemos hacer?

Desde participar en las Marchas Climáticas para demandar políticas que protejan el medio ambiente a tomar decisiones del día a día: cómo desplazarnos, qué comer (productos locales, ecológicos y de temporada que no requieran alto consumo de agua y transporte), tener bien aisladas las casas, electrodomésticos eficientes, bombillas de bajo consumo…  ECODES ha lanzado una campaña para llevar a la cumbre de París un millón de compromisos contra el cambio climático. Y nos preguntan:

¿A qué te vas a comprometer tú? www.unmillonporelclima.es

Si te ha gustado, ¡compártelo!
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someoneShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *